Mi momento en el mundo.

jueves, 19 de enero de 2017

INUNDACIÓN



El calor oprime, no deja respirar,
 el aire entra abrumador, caliente,
 el silencio de la siesta se presta al brote de las letras
que, regadas de sudor crecen, se acumulan.
Poco a poco el pueblo despierta de su letargo,
la muchachada en sus motocicletas
hacen la diferencia entre tanta gente lenta,
lenta en años, lenta en paciencia, lenta en sueños.
Las plantas piden agua con sus hojas caídas,
el pasto crece desmedido, entre verde y amarillo.
El naranjo, la mandarina, esperan el invierno
con sus hojas verdes y frutos ausentes.
En otros pueblos hay tristeza, dolor, impotencia.
Verano de lluvias, agua en torrentes que arrasa,
el calor no cesa, crece como el agua, como la humedad,
 como la humedad de los ojos de los que perdieron todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada